Iñaki C. nazabal

receta XV sientepiensa

Hace un tiempo escribí:
Piensa con el corazón, siente con el cerebro.

Ante una situación crucial, en la que hemos de decidir, unos optan por la frialdad cerebral, otros se dejan llevar por la pasión. Aplicando sólo cualquiera de las dos, la vida acaba transformándose en un devenir gris y mecanizado, o en un remolino ingobernable.

Creo que la clave está en, con un poco de pilpileo y bastante de yinyaneo, ser capaz de mezclar ambas. Que el corazón se involucre en las decisiones, y que el cerebro tome parte en los sentimientos.
No entenderlos como departamentos estancos, y forzarles a compartir información y avances, colaborando en todo lo posible.

Requiere práctica, consciencia y concentración; pero creo honestamente que el equilibrio resultante puede ser muy beneficioso, en todos los aspectos de nuestra vida.
Site Meter